Carabineros señala en informe que no hay certeza de que hayan dejado ciego a Gustavo Gatica.

0
541

A pesar de que en diciembre de 2019 el ministro Gonzalo Blumel aseguraba que se sabía quienes habían sido los carabineros que causaron lesiones oculares al joven estudiante Gustavo Gatica que lo dejaron ciego el 8 de noviembre de 2019 en medio de las fuerte represión estatal a la revuelta popular, se ha hecho público un informe realizado desde la propia policía militar que señala textualmente que no “existe certeza” de que hayan sido funcionarios policiales los responsables del hecho, lo que se suma a la declaración por el caso del propio general director de carabineros, Mario Rozas, que dijo que se enteró de todo “por la prensa”, en lo que ya es tachado como un nuevo caso en que se busca dejar impune a todos los responsables.

El sumario de la impunidad.

La polémica ha escalado luego que el medio La Tercera hiciera público el sumario realizado por la propia institución policial sobre las lesiones oculares provocadas a Gustavo Gatica, el estudiante de 21 años que fue el lamentable primer caso de ceguera total a causa de los perdigones usados por carabineros para reprimir la revuelta popular.

El documento de fecha 9 de diciembre de 2019 y que fue remitido a la Fiscalía Centro Norte señala textual sobre el hecho “se estima concluir que el personal que utilizó la escopeta antidisturbios dio cabal cumplimiento al protocolo para el mantenimiento del orden público” y que, por ello, “no existe certeza que la munición utilizada por Carabineros haya causado las lesiones oculares” al alumno de Psicología el 8 de noviembre de 2019. 

El documento, como aseguró en su oportunidad el ministro Blumel, identifica a ocho carabineros que usaron armas esa jornada: el coronel Santiago Saldivia, el teniente coronel Marcelo Bustos, el mayor Jean Hirsch, los capitanes José Cárdenas y Rodrigo Pérez, el suboficial Víctor Fernández y los sargentos Gerónimo Saavedra y Eric Aburto. Pero agrega que no hay seguridad de quienes habrían efectuado los disparos que hirieron a Gatica y de si efectivamente fueron esos diapsros los que le causaron las lesiones oculares.

“Si bien es cierto que existe la información pero no la certeza del lugar y rango horario donde habría ocurrido el hecho, dado a que solo es la versión entregada por la persona afectada, no se cuenta con los instrumentos científicos y técnicos que permitan identificar, en primer lugar, cuál de los ochos funcionarios individualizados anteriormente que intervinieron en ese sector haya posiblemente causado dichas lesiones”, dice el texto. 

Y no solo eso, desde la institución se culpa a los mismos manifestantes como responsables “no se descarta que [las lesiones] pudieran haber sido provocadas por los mismos manifestantes“, justificando lo anterior con que “utilizaban distintos elementos para agredir al personal policial, ya que como se aprecia en los videos, hay un alto nivel de violencia en esa intersección”.

Finalmente niegan que desde la institución tengan algún grado de participación en las terribles lesiones causadas “Se deja establecido que, de los hechos investigados, no le asiste responsabilidad administrativa a ningún miembro de la institución“.

El general Rozas y su “me enteré por la prensa”.

A lo anterior se suma la propia declaración que prestó el general director de carabineros, Mario Rozas, a la Fiscalía el 25 de noviembre respecto a la brutal represión estatal y en especial al caso del joven Gatica.

“Me entero por la prensa, no sé si en un programa de televisión o alguien me pegunta por eso, pero los detalles específicos yo no los conozco”, Agregando que solo ese mismo 25 de noviembre tomó conocimiento sobre que “la ubicación del hecho es calle Carabineros de Chile con Vicuña Mackenna, yo tenía entendido que era en Pío Nono. No recuerdo quién me entregó esa información. Yo no indagué formalmente sobre quiénes pudieron tener participación”.

Y también tuvo palabras sobre el sumario interno que terminó por restar responsabilidad a la policia militar de lo ocurrido al asegurar que desconocía su contenido y que el se conformaba con saber con que se estaba llevando a cabo.  “No sé el detalle de quién lo tiene a cargo, pero lo puedo hacer llegar. Me basta con saber que exista sumario, pero por el volumen de información, aunque me encantaría, no conozco otros detalles. No sé dónde está radicado el sumario, pero le puedo enviar la información”.

Recordar que Gustavo Gatica sufrió las heridas oculares mientras captaba imágenes fotográficas el 8 de noviembre de 2019 en los alrededores de la rebautizada Plaza de la Dignidad, en lo que fue denominado como el epicentro de la revuelta popular en Santiago.

Luego de lo ocurrido pasó 17 días ingresado en la Clínica anta María hasta que el 26 de noviembre los médicos tratantes hicieron público que nada se podía hacer por los ojos del estudiante de psicología, transformándose en el primer caso de perdida total de la vista a causa de los perdigones y lacrimógenas que carabineros disparó de forma constante a la cabeza de los manifestantes.

El hecho fue uno dentro de los miles de graves casos de violaciones de derechos humanos que se dieron en medio de la revuelta popular que recorrieron el mundo y que fueron consignados incluso en informes de organizaciones internacionales que han sido negados hasta hoy por el régimen el cual ha sido acusado de realizar grandes esfuerzos por mantener la impunidad de los autores material de los crímenes así como por la de los responsables políticos.

Al caso de Gustavo se suma el de Fabiola Campillay, una trabajadora de 36 años que recibió en su rostro una bomba lacrimógena a fines de noviembre en un paradero en momento en que esperaba locomoción para asistir a su turno de trabajo.

Si bien ambos casos son investigados por el Ministerio Público, aún no se sabe de avances reales para dar con los agentes del estado responsables de sus lesiones.

Fuentes; La Tercera, Cambio Siglo 21, Diario Radio U. de Chile.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here