Evo Morales defiende práctica que propiciaría los incendios forestales en la Amazonía.

0
282

Duramente ha sido cuestionado el presidente boliviano Evo Morales por permitir el cambio de leyes que propician una práctica de quema de árboles que ha dado pie a la generación de focos de incendios en la Amazonía de ese país en momentos en que éstos no dan tregua en Brasil, desastre ambiental que se extiende además por Bolivia y Paraguay.

Mientras los focos de incendios registrados en la Amazonía de Brasil llegaron a la impresionante cifra de 2.500 solo entre martes y jueves de la semana pasada, la extensión de éstos en Paraguay y Bolivia han arrastrado al ojo de la críticas al presidente de éste último país por permitir y apoyar la modificación de leyes en favor de la práctica del “chaqueo”.

El “chaqueo” es un práctica que realizan los agricultores del país andino que consiste en la quema de espacios cubiertos por bosques y así ampliar las tierras destinadas al cultivo.

Precisamente para favorecer a los agricultores que quieren ampliar su tierras de cultivo es que en junio de éste año el gobierno boliviano realizó un cambio al decreto que regula las tierras de producción forestal permanente para que se diera paso al derribo y quema de bosques en los departamentos de Beni y Santa Cruz de ese país y así favorecer el negocio agropecuario en tierras privadas y comunitarias.

El problema se da justamente en que en Santa Cruz, en la llanura de Chiquitania, los incendios han afectado más de 700.000 hectáreas y 1.800 familias bolivianas, ante lo cual diversas organizaciones y activistas ambientales, así como defensores de los derechos indígenas, han reaccionado en contra de Evo Morales por haber realizado los cambios legales que dieron paso a las quemas de árboles en esa zona.

A pesar de ello Morales realizó una férrea defensa a lo que hizo señalando que “Es importante el control del chaqueo pero también quiero que sepan: si las pequeñas familias, pequeños productores, no chaquean, ¿de qué van a vivir? Es para maíz, media hectárea, es la situación del pequeño productor, máximo una hectárea de arroz para la sobrevivencia” (…) “ahora estamos en otros tiempos, hay que adecuar las normas, estamos en la mecanización y siempre hay que adecuarlas a las formas de vivencias”.

Revisa también; Terratenientes incentivados por Bolsonaro iniciaron devastador incendio en la Amazonía.

Fuentes; El dinamo – El Deber

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here