Informe OCDE: Chile debe bajar la gran desigualdad.

0
593

De acuerdo con el último informe entregado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el contexto de un posible crecimiento es que se hace fundamental dar respuesta a los bajos niveles de productividad, el acceso a trabajos de calidad y a disminuir la alta desigualdad que tiene Chile.

Es así, como el Estudio Económico de Chile elaborado por la OCDE indica que Chile ha alcanzado una sólida base económica, haciéndose una estimación de un 2,9% de crecimiento ―entre los años 2018 y 2019― del PIB y con aumento en los precios del cobre, sin embargo, también se señala que existen desafíos importantes a los que debe hacer frente.

De acuerdo con palabras de Angel Gurría, Secretario General de la OCDE, estos desafíos son “(…) En primer lugar, es urgente elevar la productividad, estancada en niveles comparativamente bajos. La productividad laboral continúa en un 50% del promedio de la OCDE (el mismo organismo ha demostrado que las horas de trabajo excesivas, como en Chile, son causa de la baja productividad, y es que los países con más productividad son aquellos en que los trabajadores menos horas trabajan al año) (…) El segundo gran desafío es la promoción de un crecimiento más incluyente, [pues] Chile sigue teniendo altos niveles de desigualdades, [siendo] la diferencia entre los ingresos del decil más alto y el más bajo de la sociedad chilena es un 65% mayor que el promedio de la OCDE ( esto no es menor siendo que Chile es uno de los países en que más de trabaja y menos se gana al punto de que para llenar necesidades básicas se deba recurrir al endeudamiento) (…) Un tercer reto, muy relacionado con el anterior, es mejorar el nivel de competencias de una proporción importante de la población chilena. La última Encuesta de Competencias de Adultos de la OCDE (PIAAC) pone de manifiesto que más de uno de cada dos adultos chilenos tenía en 2015 un bajo nivel en competencias de lectoescritura, frente a uno de cada cinco en la media de la OCDE. Por último, Chile necesita también mejorar su competitividad internacional y diversificar sus exportaciones. Como destaca el estudio, entre 2009 y 2017 el volumen de las exportaciones chilenas ha crecido a una tasa anual promedio de 1.1%, muy por debajo de los promedios de la OCDE y de la propia América Latina. Y es que el 97% de las exportaciones brutas de bienes siguen siendo materias primas y productos manufacturados basados en recursos naturales y en actividades que requieren menores destrezas”

Luego del anterior análisis, el estudio señala recomendaciones sobre algunas acciones necesarias para disminuir las dificultades de entrada y la complejidad regulatoria con el propósito de ir en apoyo de las empresas más nuevas para su innovación, crecimiento y competencia. Esto iría en beneficio de las pequeñas y medianas empresas, que solo alcanzan un 2% en el comercio internacional.

El estudio incluso abordó temáticas vinculadas con la reforma educacional y la forma en cómo esta podría ayudar para mejorar y aumentar la educación técnico profesional y los diversos programas de aprendizaje, principalmente centrados en aquellos que más lo necesitan. Así mismo, agrega que deberían brindarse soluciones a los problemas de los elevados números de contratos temporales, de empleos no formales y al maximizar las posibilidades de optar a un seguro de desempleo.

Por último se señala que es menester realizar esfuerzos para conseguir una redistribución por medio de los impuestos y transferencias. De esta forma los seguros de salud y subvenciones a los empleos formales, entre otros problemas de tipo social.

Nuevamente el elemento que sale a colación en los estudios dice relación con la vergonzosa desigualdad que existe en Chile, un tema conocido y evidente, que parece no importar ni existir voluntad por revertir.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here