Amnistía Internacional llama al Gobierno a revisar situación de comuneros mapuches en huelga de hambre.

0
1023

La organización internacional que trabaja por los Derechos Humanos a través de un comunicado se refirió a la situación de los 4 comuneros mapuche en la cárcel de Temuco; el Lonko Alfredo Tracal, y los hermanos Benito, Ariel y Pablo Trangol Galindo acusados por la quema de una iglesia evangélica ocurrida el 09 de junio del 2016 expresando su preocupación por la salud de éstos, los cuales ya llevan más de 100 días en huelga de hambre.

Así en su comunicado hizo un “llamado urgente a revisar la prisión preventiva de los cuatro imputados” y expresó su “preocupación por la integridad personal”, además señala “que la sola gravedad del delito que se imputa no puede ser razón suficiente para mantener a la persona acusada en prisión preventiva por periodos prolongados de tiempo”.

“Al igual que cualquier otra persona, privada de libertad, tiene derecho a recibir una atención médica adecuada”, así como también “el derecho a ser informado de las consecuencias probables de la huelga de hambre sobre su salud”. Por último hace el llamado “a revisar la prisión preventiva de los cuatro imputados”.

El comunicado íntegro de Amnistía Internacional

El caso Iglesias y los Presos Políticos Mapuches.

Al Respecto señala Radio Villa Francia que más de 1004 Días de huelga de hambre llevan 4 comuneros mapuche en la cárcel de Temuco,el Lonko Alfredo Tracal, y los hermanos Benito, Ariel y Pablo Trangol Galindo acusados por la quema de una iglesia evangélica ocurrida el 09 de junio del 2016.

La noche del 09 de junio del 2016 una iglesia evangélica del sector Padre las Casas fue quemada, al rato del hecho fueron detenidos los 4 comuneros mapuche, en las declaraciones que entregó en esa oportunidad el Fiscal Luis Arroyo dijo que los detenidos se encontraban en el sitio del suceso además se incautaron como medio de pruebas, ropas mojadas, pasamontañas, alicates, munición, un cartucho calibre 7.62, guantes impregnados “al parecer con líquido acelerante”,  y al Lonko Tracal se le incauto una camioneta color verde.La mañana del 10 de Junio del 2016 el Intendente de la Araucanía Andrés Joauannet interpuso una querella por el delito de incendio terrorista contra quienes resulten responsables del incendio a la iglesia.

El 25 de agosto del 2017 la fiscalía de alta complejidad de la Araucanía, presentó la acusación en contra de los cuatro comuneros, en ese día el fiscal Luis Torres explicó la acusación en contra de los cuatro imputados les sindica como autores del incendio con carácter de terrorista y se pide para cada uno de ellos una pena de 20 años de presidio mayor en su grado máximo más las costas legales. A Pablo Trangol también se le acusa de porte ilegal de munición, solicitando una pena de tres años de cárcel efectiva.Para acreditar los hechos, el representante del Ministerio Público adjuntó a su presentación 106 pruebas materiales, documentales e instrumentales, 59 testigos y 33 peritos.

Cristian Tracal vocero de los presos y huelguistas, hijo del Lonko Alfredo Tracal, en entrevista con El Ciudadano comenta, “Los peritajes arrojaron que a ellos no se les encontró ningún tipo de pólvora o bencina, se supone que (…) los testigos dijeron que ellos dispararon al aire y portaban bencina como acelerante para quemar la iglesia, pero los peritajes que se les realizaron a ellos y al vehículo en que estaba mi papá, ¡No tenían nada! Incluso en el caso de los testigos hay contradicciones, en las primeras declaraciones dicen que no eran mapuche e incluso que tenían acento extranjero, después hubo más declaraciones y ahí supuestamente ellos reconocen a los muchachos. Se supone que ellos dispararon pero su ropa no tiene nada de pólvora, sus manos tampoco” “Son 4 los detenidos, mientras que en declaraciones se habla de 5. En las primeras declaraciones, ya a carabineros, se habla de acento extranjero, ropa militar y armas, de la cual ninguna fue probada. De hecho como prueba, se considera la ropa sucia que ellos andaban trayendo, la cual es normal del campo. Todas las declaraciones coinciden en que no son mapuche, tanto por la forma de vestir como en la forma de hablar, y todos los lamngen, al ser hablantes de mapuchezungun, se nota que son mapuche, uno lo reconoce de inmediato, también en su aspecto. A todos los detuvieron muy cerca de su domicilio, cuando iban al fundo que recuperaron”. Además añade en la misma entrevista, “Otra contradicción es que mi papá tiene una camioneta verde que le incautaron, pero los testigos hablan de una camioneta blanca y una roja… a mi papá lo detuvieron en un simple control de tránsito, a 6 km. del lugar. En ese tiempo quería plantar frambuesas, mi papá estaba preparando el campo, terminó, tomó su camioneta y salió a ver sus animales, en un control de tránsito lo detuvieron, él no tiene miedo a la investigación, él sabe que es inocente y las pruebas científicas así lo acreditan, hemos pedido el cambio de medida cautelar -se refiere a la prisión preventiva- muchas veces y todas las veces se les ha negado, igual a los hermanos.”

A mediados de agosto, familiares y amigos de los huelguistas se reunieron con el jefe de gabinete de la Intendencia de la Araucanía, la respuesta fue que en dos días darían respuesta a las peticiones, hasta el día de hoy no dan respuesta. El 14 de Septiembre los familiares y organizaciones sociales concurrieron hasta el Ministerio del Interior no los recibieron y solo los dejaron que entregarán una carta, el mismo 14 de Septiembre comuneros mapuches se tomaron la Catedral de Cañete, el desalojo fue de la mano con la violencia y represión de parte de carabineros, el 15 de Septiembre cerca de las diez de la mañana familiares se toman la Conadi en Santiago, el 16 de Sep de madrugada son desalojados.

CARTA EN LA TOMA DE LA CONADI 15 DE SEPTIEMBRE 2017
15 de septiembre de 2017.

PRESIDENTE DE LA CORTE SUPREMA
Excelentísimo Don Hugo Enrique Dolmestch Urra

Por medio de la presente, como familiares de los Presos Políticos Mapuche del denominado
“Caso Iglesias”, queremos solicitar su mediación en esta situación, que consideramos ilegal, injusta e inhumana, el día de hoy los Presos Políticos Mapuche del Caso Iglesias, cumplen 101 días de digna Huelga de Hambre sin que ningún organismo estatal se pronuncie sobre sus demandas.
Cada uno de ellos ha bajado alrededor de 20 kilos (peso significativo, en consideración a que es superior a un 20% del peso total corporal); y han ido desarrollando como consecuencia: mareo permanente, calambres, dolores de cabeza, pérdida de la orientación, depresión severa, hipertensión, desequilibrio, enlentecimiento, compromiso neurológico grave, dolores de espalda y dolor de pecho, además de agravar las enfermedades con las que ya contaban. Todo lo anterior, ha puesto en riesgo su vida e integridad, en pos del cumplimiento de sus demandas.
El viernes 8 de septiembre de la semana pasada, tuvieron la visita de César Salazar, médico del Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico, quien señaló que “es insostenible una huelga de más días. Hay compromiso vital y de secuelas que son irreversibles y que es necesario evitar” (esto será sustentado por el Informe Médico realizado por el mismo, que será enviado a todas las autoridades prontamente, por parte del Colegio Médico, en solicitud, también, a la mediación).
Posterior a la visita, el día sábado 9 en la tarde, Benito Trangol sufrió una descompensación (la cual el médico ya había advertido como una posibilidad latente), a lo cual en el Hospital Regional de Temuco, tuvieron que trasladarlo y reanimarlo por su mal estado en el que se encontraba. En ningún momento se dio aviso a la familia, ni tampoco se dio información del estado, del diagnóstico ni del tratamiento a ningún miembro, incurriéndose en faltas al protocolo existente, correspondiente a la Carta de Derechos y Deberes de los Pacientes.
Esta Huelga de Hambre, llevada por el Lonko Alfredo Tralcal Coche, Benito Trangol Galindo, Ariel Trangol Galindo y Pablo Trangol Galindo, comienza hace ya 100 días, en los cuales como familia hemos tenido la terrible presión y miedo por lo que pudiera ocurrirles.
Hace más de 1 año y 3 meses fue que se les detuvo ilegalmente el día 9 de junio de 2016, donde se les mantuvo incomunicado hasta el día siguiente, cuando fueron pasados a Control de detención y dejados en prisión preventiva hasta ahora. Extendiéndose el periodo de investigación más allá que cualquier caso de los que se conoce, vejándole su derecho a un
Juicio Justo en un tiempo razonable e imponiendo cualquier acusación bajo la figura de los Testigos sin Rostro, amparada por la Ley Antiterrorista. Creemos que el uso de la prisión preventiva, sin prueba ni fundamento alguno, bajo la Ley Antiterrorista, es una condena política anticipada que persigue y encarcela a los miembros de nuestro pueblo.
A finales del mes anterior, el 25 de agosto, el Ministerio Público solicitó una pena de 20 años de presidio mayor en su grado máximo más las costas legales, este caso, sindicando a los cuatro como autores del incendio con carácter de terrorista. Incluso, hace poco, se sumó la Intendencia a la acusación, en los mismos términos. Y en transcurso de este proceso investigativo, ya Fiscalía ante la prensa los reconoce como culpables, vulnerando totalmente su presunción de inocencia.
Creemos totalmente en la inocencia de los cuatro. Consideramos que este es un montaje más de la Fiscalía, donde sin pruebas intentan inculpar gente, haciendo uso de la añeja y fascista Ley Antiterrorista, la cual tiene origen en Dictadura y por la cual el Estado Chileno ha sido condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en su aplicación racista contra miembros de nuestro pueblo.
Llamamos a la Intendencia a hacer caso de las demandas, las cuales son fundamentadas en que:
– Actualmente no existen condenas por Ley Antiterrorista contra ningún mapuche, salvo un testigo sin rostro utilizado como delator compensado; figura criminal utilizada por el ministerio Público chileno para construir una realidad terrorista. Esto da cuenta del fin que se persigue con su invocación: estigmatizar al mapuche como terrorista y obtener beneficios procesales que atentan contra el debido proceso (prisión preventiva reforzada, testigos sin rostro, secreto extensos de investigación, prisión preventiva asegurada por las altas penas solicitadas).
– A Chile, por el uso de la Ley Antiterrorista en el periodo investigativo, se le ha condenado internacionalmente por violar los derechos humanos de mapuches (Caso Norín Catriman y otros contra el Estado de Chile) y es permanentemente denunciado por relatores internacionales como violador de derechos humanos (Informe del Relator Especial Ben Emmerson del año 2014)
– No existen pruebas de peso contra nuestra gente, toda vez que fue en un Control Vehicular en que se les procedió a detener, sin existir antecedentes que permitan sostener una acusación en su contra. Los cuatro son hombres trabajadores, sustento de nuestras familias, esenciales para la vida en comunidad, con irreprochable conducta. Son injustamente acusados por una policía corrupta que construye pruebas para cumplir la pretensión política. Llegando a acusar a alguien que como Ariel Trangol, profesa la religión evangélica, y obviando cualquier línea investigativa que condujera a la inocencia de nuestros Peñis; rechazando incluso realizar diligencias de prueba sostenidas por las defensas. Todo con el fin de evitar que se demuestre la ilegalidad policial.
– En los videos emitidos a prensa el día del ataque al templo, la misma gente que presenció los hechos, señala que no eran mapuche quienes ingresaron, sino que revestían características diferentes. La misma prensa que invisibiliza su huelga y que prejuzga, y que explica la mentalidad racista del Estado chileno.
– Se ha extendido el proceso de manera innecesaria, lo cual deja en evidencia que Fiscalía no tenía pruebas de peso por presentar, por lo cual realiza esta condena anticipada, que enajena a nuestra gente de nosotros sus queridos y traspasa un prejuicio sobre ellos.
– Nuestras familias son sencillas, carentes de grandes lujos; donde se vive de la actividad del campo, que no reporta demasiado. Este proceso judicial y el encarcelamiento de nuestros hombres (en su roles de padre e hijos), como pilares económicos de nuestros hogares, ha significado un empobrecimiento y un estado de necesidad permanente, sin ingresos y con gastos en abogados y todo lo que una situación así conlleva. Lo ya mencionado, nos ha retrotraído en un estado permanente de tristeza y desamparo, por la falta de justicia que se ha evidenciado, encarcelando a cuatro personas inocentes y, ahora, dejándolas morir.
– Los cuatro, actualmente, acusados por este Caso, reconocen inocencia, y que no tienen que ver con la organización de la cual se les acusa miembros, menos con el delito que se les imputa.
– Llevan 101 días de huelga de hambre, en los cuales ninguna autoridad se ha acercado a ver su estado ni escuchar sus demandas.
– Su estado de salud es de riesgo alto, con compromiso de secuelas neurológicas y de diversos tipos. Sin embargo, han asumido que no darán pie atrás en esta lucha, porque son inocentes y como todos, requieren un trato digno, sus demandas no requieren de privilegios, sino que exigen un trato justo y digno, acorde a las normas del Debido Proceso.
– El encarcelamiento ha afectado, no solo a las dos familias, sino que también a las comunidades. Precisamente, el Lonko Alfredo Tralcal, pertenece a la Comunidad de Lleupeco, donde ejerce su función de Lonko, al estar encarcelado, ha debido mantenerse al margen de ejercer su función social-cultural de Lonko y dirigir el nguillatun, impidiéndose este desde el año pasado (cuando correspondía nguillatun grande), lo cual es un menoscabo directo a las prácticas culturales de nuestro pueblo. Haciéndose, entonces, vulneración al Convenio 169 de la OIT.
Sus demandas son las siguientes:
– Juicio justo en un plazo razonable: para dejar de empobrecernos como familia, en este proceso que resulta tan caro y poder demostrar la inocencia de los cuatro.
– No a la aplicación de la Ley Antiterrorista (Ley Nº 18.314): tanto para ellos, como para cualquier caso. Tenemos la profunda convicción que esta Ley es injusta, que tiene origen en la Dictadura, y rompe con los principios de una democracia.
– No a la utilización de testigos sin rostro: que es el sustento principal de la acusación, y que evoca innumerables cuestionamientos para todos, ya que la falta de identidad de los que van a declarar no pueden sustentar la vulneración del Derecho a Libertad de una persona, menos la condena a cualquiera.
– Revocación de la medida cautelar de Prisión Preventiva: previo a que se declare la inocencia en un juicio justo, acorde a las reglas del Debido Proceso, como solicitamos, deben ellos poder volver a sus hogares, a cumplir sus roles con su familia, su función de Lonko en el caso de Alfredo Tralcal y de sustento de sus hogares. El mismo derecho del que gozan exmilitares chilenos acusados y condenados como violadores de derechos humanos. Existen medidas cautelares más leves y eficaces que la prisión preventiva racista del Estado chileno.
Apelamos a la objetividad de la Intendencia, a su responsabilidad como autoridad pública que debe aplicar las recomendaciones y condenas internacionales a Chile, que baje la Querella por Ley Antiterrorista o cualquier acción en contra de estos –injustamente- acusados, y que medie la situación para que haya seguimiento y negociación de las demandas, las que, si no son cumplidas, conllevarán en la muerte de alguno de nuestros familiares.
La Intendenta, como representante de la Presidente de la República, en la Región, y en su figura de mujer, debería tener empatía con nosotras, también mujeres, que hoy sufrimos por la prisión y por la incertidumbre del futuro de nuestra gente, considerando además, que al estar encarcelados ellos no pueden contribuir en la protección y mantención del hogar.
Hace casi dos meses, la Sra. Michelle Bachelet pidió perdón al Pueblo Mapuche por los errores y horrores del Estado ¿Es esta una forma de pedir perdón; no esperar a que la Justicia forme convicción y solicitar inmediatamente un trato de terrorista por ser Mapuche?
Llamamos, también, al Ministerio Público a recapacitar el carácter de sus acusaciones y las diligencias que solicita, y a hacer caso a las demandas de los Presos Políticos Mapuche, que son principalmente un Juicio Justo, aquel que se le da a cualquier ciudadano chileno, pero que por ser mapuche se les niega. Reiterar que luchan no por privilegios ni por nada del otro mundo, sino, principalmente por un Juicio Justo.
Los acusados del Caso Iglesias, en 101 días en huelga de hambre:
– Alfredo Tralcal Coche
– Benito Trangol Galindo
– Ariel Trangol Galindo
– Pablo Trangol Galindo
Esperando su pronta recepción -antes que algo más grave suceda- y una respuesta óptima. Atentamente,
FAMILIA DE ALFREDO TRALCAL COCHE
– Silvia Colicheo (Esposa)
– Elizabeth Tralcal Colicheo (Hija)
– Cristian Tralcal Colicheo (Hijo)
– Macarena Gutierrez Astorga (Nuera)
– Millaray Tralcal Colicheo (Hija)
– Zeyiñ y Alonso Tralcal Gutierrez (Nietos)
FAMILIA DE BENITO, ARIEL Y PABLO TRANGOL GALINDO
– Marta Galindo Carilaf (Madre)
– Robinson Trangol Galindo (Hermano)
– Hernán Trangol Galindo(Hermano)
– Sonia Soledad Trangol Galindo (Hermana)
– Esteban Javier Trangol Galindo (Hermano)
– Margarita Matamala (Esposa de Ariel)
– Francisco Ariel y Franco Jesús Trangol Matamala (Hijo de Ariel)
– Miguel Trangol (Sobrino).

Comentarios