Obispo de Talca, Horacio Valenzuela, es denunciado por pedir despido de funcionarios no católicos en la UCM.

0
2168

Por discriminación es la denuncia que hoy tiene en la mira al Obispo de Talca, Horacio Valenzuela, (el mismo sindicado como cómplice y encubridor de Karadima), esto por cuanto habría solicitado al nuevo Rector de la Universidad Católica del Maule desvincular a los funcionarios que fueran “no creyentes de la fe católica”.

Lo anterios se destapó luiego de que se denunciara la desvinculación de la doctora Claudia Concha Saldías, a quien se le habría pedido su renuncia por no adherir a la fe católica.

Lo anterior lo habría logrado el Obispo gracias a su título de Gran Canciller de la casa de estudios, en donde pese a ser en el papel la máxima autoridad de la institución, su rol principal es ser el nexo entre las autoridades eclesiásticas y las académicas.

Ante la denuncia hecha a Radio Bío Bío, dicho medio intentó obtener respuestas por las acusaciones. Desde el Departamento de Comunicaciones y Relaciones Públicas de la Universidad Católica del Maule, evitaron profundizar en lo sucedido limitándose a apuntar que se encuentran en una “fase de desarrollo”, debido a los cambios a la educación superior que se están legislando, argumentaron “medidas de ajuste administrativo”, para explicar la desvinculación de la funcionaria y que “Recientemente ha concluido un periodo de gestión del rector, iniciando uno nuevo, en donde se requieren medidas de ajuste administrativo”

La purga de los no creyentes.

Sobre los sucedido a través de redes sociales, Jorge Baradit habría destapado que el Obispo de Talca es quien está detrás de una verdadera purga de no católicos que estuvieran asumiendo cargos importantes dentro de la casa de estudios.

 

“Mi fuente es uno de los exonerados, junto a dos vicerrectores y otros directores”, tuiteó Baradit para reafirmar su denuncia.

El tema no quedó ahí, al respecto Juan Carlos Cruz, una de las víctimas y denunciantes de Karadima, el cual en 2011 fue declarado culpable de abuso sexual a menores, aprovechó de recordar el pasado del Obispo Valenzuela como encubridor y asistente a los abusos realizados por Karadima, esto porque Valenzuela fue parte de la disuelta Unión Sacerdotal que lideraba Karadima, selecto grupo de obispos, que integraban influyentes eclesiásticos como Juan Barros, Andrés Arteaga y Tomislav Koljatic.

 

Lo ocurrido se suma a otra denuncia ocurrida en 2016 que involucraba a la docente Paulina Espinoza, desvinculada de la UCM, presuntamente por haber presentado un libro sobre el VIH Sida en Chile. La entonces vicerrectora de la institución -entre septiembre de 2015 y marzo de 2016- acusó “encontrones” con el actual rector Diego Durán, quien fue confirmado por el obispo Valenzuela hasta el 2022, conflicto que terminó con la salida de la docente, sin consultar al decano de la Facultad de Medicina, como tampoco al director del Departamento de Ciencias Preclínicas, Iván Castillo.

Comentarios