Nueva ley del Teletrabajo: más precarización laboral.

0
392

Tras un año de tramitación en el congreso, y beneficiada por el contexto de crisis sanitaria que se vive a nivel país y mundial, vió la luz finalmente la ley que dice dotar de una regulación flexible a los trabajadores para que puedan desempeñar sus labores en el domicilio, o ley de teletrabajo, que no ha estado exenta de críticas por precarizar más las relaciones laborales al no tenemos límites de jornada laboral, ni derecho al descanso, ni pago de horas extras, ni acceso a normas de higiene y seguridad, ni asegurar a las mujeres poder llevar a cabo labores reproductivas o de trabajo doméstico.

Durante el martes Sebastián Piñera, junto a la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, y el ministro Secretario General de la Presidencia (Segpres), Felipe Ward promulgaba la ley de teletrabajo a través de una comentada video conferencia por el episodio en que Piñera se aplaude solo por la aprobación de dicha ley.

Entre las virtudes que destacó de dicha ley señaló el permitir a los trabajadores poder acordar con su empleador el cambio total o parcial a la modalidad de trabajo a distancia o teletrabajo. Junto a ello dijo que esto permitiría además liberar a las ciudades de parte de la congestión que genera el traslado de los trabajadores a sus centros laborales e incluso hizo mención al actual contexto del coronavirus, ya que el trabajo a distancia entregaría más seguridad a los trabajadores.

Sin embargo la nueva ley, que fue aprobado con votos de la “oposición”, no está exenta de fuerte críticas por flexibilizar y precarizar aún más las relaciones laborales en Chile bajo la excusa de la “modernización” que desde la clase política se ha impulsado por décadas en pro del sistema capitalista en su forma neoliberal.

Al respecto el estudio jurídico talquino “Grupo Praxis” se refirieron a esta nueva abordando los defectos y fines de la nueva ley señalando que “esta modernización es entendida por el ejecutivo en la mayoría de los casos como simples mecanismos de precarización de las condiciones de trabajo, reduciendo las exigencias legales para formas anómalas de trabajo que resultan cada vez más comunes, y que por tanto requieren mayores niveles de protección. Esto ya se ha visto en materias como el Estatuto Laboral Juvenil, ya en vigencia si bien bastante distinto a lo previsto originalmente por el Gobierno, o la ley que regula el trabajo en plataformas y la Reforma de Flexibilidad en jornada de trabajo, en actual discusión parlamentaria.”

Agregan los abogados que la actual ley solo viene a regular el trabajo a distancia, algo que ya se encontraba en la legislación laboral “pero innovando en cuanto permite una supervisión directa del empleador en estos casos, así como el cumplimiento de una jornada desde el mismo domicilio.”

Agregan que lo anterior contiene altos riesgos “por cuanto el cumplimiento de sus bajas exigencias de condiciones laborales no podrá ser fiscalizado efectivamente por nadie. De manera similar, la acción sindical, ya bastante restringida por la actual regulación laboral, tendrá enormes dificultades de participación y de fiscalización de las condiciones de estos trabajadores.”

Sumado a ésto se encuentra también la advertencia hecha por la diputada Gael Yeomans (CS) quien señaló a Radio U. de Chile: “Creo que es momento de avanzar en más y mejores derechos para los trabajadores y no retroceder. Este proyecto se fue con dos grandes problemas: no tenemos límites de jornada laboral, ni derecho al descanso, ni pago de horas extras o incluso acceder a normas de higiene y seguridad en el trabajo. Para las mujeres no hay medidas para que ellas puedan trabajar desde su casa sin tener que hacerse cargo de las labores reproductivas o domésticas, porque sabemos la definición de roles que tiene esta sociedad”.

A lo anterior se suma el riesgo de establecer jornadas laborales cuya extensión vaya más allá de lo legal para quienes laboren bajo ésta nueva ley debido a que solo se establece que deben existir un descanso entre jornada y jornada de “12 horas”.

Desde el Grupo Praxis finalmente hacen un llamado a la fiscalización en la implementación de ésta nueva normativa: “debemos estar alertas frente a la agenda precarizadora ya en curso, informándonos y discutiendo de estos temas en nuestros trabajos”. Más aún en el actual contexto de crisis sanitaria que ha sido utilizados por la clase política y empresarial para impulsar su agenda precarizadora de las relaciones laborales “debemos ser cuidadosos con que el actual escenario de crisis siga siendo utilizado para la aprobación de medidas que van en contra de la salud y seguridad de las y los trabajadores.”

Fuentes; Grupo PraxisRadio U. de Chile

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here