Ministro Walker insiste en que el agua debe ser privada.

0
1039
Santiago, 23 de enero de 2018 En el salón de honor del ex Congreso Nacional de la capital, el Presidente electo Sebastian Piñera presentó a su futuro gabinete. Max Montecinos

Fue durante su visita a la Región de Ñuble que el ministro de agricultura, Antonio Walker, se refirió a la reforma al Código de Aguas que se tramita en el congreso y al debate constitucional que se viene respecto al derecho de aguas señalando los acercamientos que han tenido con representantes de la oposición para “dialogar” sobre mantener intactos los derechos que privados tienen sobre el “vital elemento”, así como su defensa de los intereses empresariales al asegurar que es impracticable que el estado administre el recurso.

Revisa también; El origen del despojo del agua.

Uno de los temas abordados por el titular de agricultura es respecto a la cuestionada reforma al código de aguas que se tramita en el congreso y se discute en la comisión de agricultura del senado en donde si bien reconoció que los tres senadores de “oposición” han rechazado indicaciones del ejecutivo han logrado un diálogo con “Yasna Provoste, Adriana Muñoz y con Álvaro Elizalde, que son mayoría” con los cuales han concordado en “muchos principios” y que “Les hemos pedido que los artículos más polémicos no los votemos hasta conversarlos, porque ellos también son representantes de zonas agrícolas y también tienen que velar por la justicia en la distribución del agua, como todos nosotros, y eso es lo que viene ahora: una etapa de mucho diálogo, de muchas negociaciones, pero los agricultores no nos podemos quedar callados, así es que tenemos que participar de la discusión.”

Y es que Walker defiende el actual régimen que beneficia al empresariado, pues se permite el negocio con el agua gracias a los derechos de aprovechamiento que los privados pueden tener sobre ella, señalando en su defensa que en la comisión se busca proteger los “tres principios fundamentales: el agua como bien nacional de uso público” que se cuestiona por ser algo solo semántico “donde se le dé la primera prioridad al consumo humano; en segundo lugar, no a la especulación, el agua es para quien la ocupa con un fin productivo, llámese agricultura, industria, minería, etc.; y lo tercero es que tiene que haber un rayado de cancha muy claro para administrar bien el agua, eso es lo clave.” Para dejar en claro su preferencia por mantener el agua en manos de privados señala que “En Chile, es verdad que en el pasado se ha especulado con el agua, y eso no es bueno para la administración de agua y no es bueno para la agricultura, porque la agricultura demanda el 75% del agua, que la transforma en alimentos, y tiene un fin productivo, social, económico y medioambiental. Entonces, yo quiero hacer un llamado al diálogo, el agua hay que administrarla con mucha justicia y hay que oír a la agricultura.”

Recordar que en Chile el 90% de los derechos de aprovechamiento de aguas consuntivas (no devuelven un caudal al río) se encuentra en manos de empresas mineras y agroexportadoras (quedando así solo un 10% no privatizada), mientras que prácticamente el 100% de los derechos de aprovechamiento de aguas no consuntivos (devuelven un caudal al río) se encuentra en manos de transnacionales.

Revisa también: [DOCUMENTAL] Secos; privatización y escasez del agua en Chile

Ya consultado con el debate constitucional que se viene reconoce que no hay que tenerle miedo a discutir, sobre todo en como administrarla, advirtiendo la preocupación de los actuales dueños, en su mayoría grandes empresarios, respecto a que no sean ellos los que la administren según sus intereses llegando incluso a señalar a utilizar el común argumento de sustraer de lo político un tema de preocupación general como es el agua “estamos todos preocupados, pero hay que tener una discusión técnica, no ideológica. No hay que politizar este tema. Chile tiene agua, lo que es una buena noticia, la mala noticia es que tenemos una infraestructura de riego muy precaria, entonces, hay que participar, hay que meterse (…)” en este punto insiste en que son los empresarios (personas ligadas a agricultura les llama él) “Si nos preocupa tanto el agua, metámonos en el debate del agua, es fundamental, ¿por qué vamos a dejar nuestras banderas a otras personas que no tienen ninguna relación con la agricultura? El llamado que yo hago es a la agricultura, a los que hemos vivido generaciones en regiones, a meternos en el tema para tener una discusión técnica y no ideológica”.

Finalmente niega que el Estado pueda tener un rol más activo en la administración del agua en Chile, único país en que el agua es privada, señalando que es impracticable. ¿La razón? porque los privados han invertido en obras que les han beneficiado solo a ellos “Es impracticable, porque quien mejor distribuye el agua son las juntas de vigilancia, las asociaciones de canalistas y las comunidades de aguas subterráneas. El agua es un bien nacional de uso público, y se le otorga un derecho de aprovechamiento al privado. ¿Por qué? Porque el privado hizo 150 mil kilómetros de canales, hizo las bocatomas, los marcos partidores, los revestimientos, etc. El agua, mientras está en el río, es del Estado, pero el Estado le dijo al privado “ayúdeme a distribuir el agua, haga usted las obras de distribución de agua”. Y después llegó el SII y le dijo al agricultor: “usted ya tiene una tierra con agua, por lo tanto, me tiene que pagar contribuciones de mayor valor”. Entonces, el privado también, a través de estos impuestos, contribuyó a hacer las obras de distribución. Por eso decimos que el agua es una alianza público-privada, que yo creo que es la correcta y es la que tenemos que defender”.

Fuente: La Discusión

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here