Avanza en el Congreso TPP-11, una nueva amenaza a la salud, derechos laborales y libertad de expresión.

0
197

Durante el día 5 de Marzo se celebró en la comisión de hacienda de la Cámara de Diputados la votación que terminó por aprobar el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CP-TPP), conocido como TPP-11, con votos del oficialismo y de la oposición, tratado que es resistido por organizaciones que denuncian que afectará la soberanía nacional.

Según detalla la propia corporación la propuesta contenida en el boletín 12195 que ya contaba con el respaldo de la Comisión de Relaciones Exteriores, fue ratificada con los seis votos favorables del oficialismo (cuatro UDI y dos RN) más el apoyo de los diputados DC Pablo Lorenzini (del Maule) y José Miguel Ortiz y del independiente Pepe Auth. Los PS Marcelo Schilling y Manuel Monsalve se abstuvieron, en tanto que votaron en contra el PC Daniel Núñez y el RD Giorgio Jackson.

El Tratado comprende a once países y fue presentado a la Comisión por el Ministro de Hacienda Felipe Larraín junto al de Relaciones Exteriores Roberto Ampuero quienes resaltaron que éste acuerdo permitiría salvar problemas que presentan los tratados bilaterales que ya existen con algunos países del TPP-11 y que limitan el acceso de productos.

Por su parte organizaciones que se oponen al Tratado señalan los puntos en que éste acuerdo sería negativo para el país colocando énfasis en que sería una renuncia a la soberanía al resaltar que se adhirió a él luego de negociaciones secretas llevadas a cabo tanto por el Gobierno de Bachelet como de Sebastian Piñera, restringiendo la soberanía al permitir mecanismos para que las empresas demanden al Estado en organismos ajenos a los tribunales nacionales cuando vean amenazados sus intereses, que dicho tratado no ha sido sometido a consulta indígena como obliga el convenio 169 de la OIT, que afectaría la salud al establecer mecanismos a patentes y registros sanitarios que fortalecerán a los monopolios transnacionales farmacéuticos y retrasarían la entrada de medicamentos genéricos además de exigir ratificar el convenio UPOV91 que no es otra cosa que la Ley Monsanto en su versión internacional con lo cual se privatizarían las semillas dando prioridad a los productos transgénicos de las multinacionales, establece reglas y normas que afectará políticas públicas concernientes a derechos humanos, en especial salud, laborales y libertad de expresión, junto con ello el TPP obliga modificar leyes y normativas internas restringiendo no solo la constitución actual si no que también las futuras. Por último no existen informes que avalen los beneficios señalados por autoridades políticas que abogan por su aprobación ya que solo se han utilizados los proporcionados por EE.UU.

En el Maule se hace especialmente importante el punto de las restricciones alimentarias que éste Tratado provocaría pues acabaría con la agricultura familiar además de imponer el uso de semillas de propiedad de multinacionales y productos transgénicos.

De ésta forma el polémico Tratado seguirá su tramitación en el Congreso pasando ahora a su tratamiento en Sala.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here