No nos perdamos en el juego mediático de los políticos.

0
148

La Concertación y sus derivados están pidiendo “que se vaya el comando jungla”. Con eso, la idea es que Piñera y Chadwick se coman su misma mierda, por la puesta en escena de hace unos meses del mediático comando.

Pero:

– El comando jungla, según las informaciones oficiales, son 40 funcionarios que han recibido capacitación en Colombia, 15 de ellos este año, y el resto comenzó el año 2007, con Edmundo Perez Yoma.

– La novedad de este año son los tanques anfibios que usan, y los drones de última generación, que fueron licitados y comprados bajo el mando de Mahmud Aleuy.

– La violencia descontrolada no es un problema de los 40 funcionarios capacitados en Colombia, sino el sello de la IX Zona Control Orden Público, que cuenta con aproximadamente 2000 funcionarios y pertrechos de guerra contra los lof y comunidades en resistencia mapuche.

– La IX Zona Control Orden Público es un diseño institucional gestado por Jorge Burgos y Aleuy para dotar de funcionarios, recursos, y autonomía de mando al lo que es un verdadero ejército de ocupación, independiente de las comisarías y mandos de la VIII y IX Región.

– El armamento de guerra (fusiles M4, 556) con que dispararon a Camilo Catrillanca viene de la época de Burgos, también los vehículos blindados de guerra que vemos diariamente.

– No hay ningún antecedente para decir que a Camilo lo mató uno de los 40 funcionarios del comando jungla. Estadísticamente es improbable. En un allanamiento común a un sector en resistencia, lo común es que participen entre 200 y hasta 400 funcionarios. La mitad de los jungla está en Malleco y la otra mitad en Arauco.

¿Por qué me parecen importantes estas distinciones?. Porque la Concertación y sus derivados, como todo lo que hacen, quieren usar en forma oportunista la muerte del peñi para dejar un mensaje falso, que es “no da lo mismo quién gobierne”, lo cual contradice la ya larga experiencia de las comunidades y lof en resistencia.

La demanda de siempre es la desmilitarización, y eso implica toda una cadena de mando, un complejo organigrama institucional con 2000 funcionarios armados para la guerra, con sueldos, viáticos, incentivos, bonos de conflicto, instalaciones militares en Pailahueque y Los Álamos, estructuras de inteligencia (ya en parte desarticuladas por el escándalo Huracán) todo obra de laNueva Mayoría.

Siempre es agradable ver cómo un sinvergüenza como Piñera se traga su propia mierda (el show de jungla), pero en mi opinión el problema no se llama jungla sino IX Zona Control Orden Público.

Hasta ahora lo más relevante, es que tras los montajes de Huracán y hoy por este asesinato, por primera vez en muchos años, hemos visto caer generales y coroneles, recordemos que hasta el año pasado, los responsables de aaesinatos y montajes contra mapuche siempre eran ascendidos: Bernales, Villalobos Bezmalinovic, Blu) generándose una cultura de encubrimiento, impunidad, e incluso premiando a los asesinos.

Nada se ha ganado gracias a los políticos oportunistas, sino sólo la valentía de los weichafe que se levantan 10 por cada uno que cae. A ellos tenemos que apoyar, a los jóvenes que hoy dicen “yo también quiero ser un weichafe de mi pueblo, este es el camino” y no andar a la siga de los políticos con sus juegos de palabras chantas.

Luis García-Huidobro.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here