Organizaciones feministas maulinas critican “objeción de conciencia” en nuevo protocolo.

0
550
tomada de "Vivas nos queremos Talca"

“Veamos Crecer Talca”, “Domodungu”, “Vivas Nos Queremos”, “ONG Matria Fecunda” y “Florecimiento Colectivo” fueron las distintas organizaciones feministas y ONGs de mujeres de la Región del Maule que se refirieron al nuevo protocolo de la Ley de Aborto 3 causales y los efectos que ha causado la “objeción de conciencia” señalando que “obstaculiza y retrasa la implementación de la ley; reproduce la violencia institucional; re-victimiza a la mujer reproduciendo la discriminación de género; es contrario a las recomendaciones de organizaciones internacionales sobre protección a derechos humanos de las mujeres”.

Fue para el diario El Centro que en conjunto las diversas organizaciones de mujeres se refirieron a los problemas que representa el nuevo protocolo para la implementación de la ley de aborto 3 causales realizado por el gobierno del Presidente Piñera. “Nos ocupamos del incierto escenario que vivimos las mujeres del Maule. Las recomendaciones de la ONU para Chile en Materia de Aborto indican que la objeción de conciencia individual e institucional constituye involuntariamente barreras para el acceso de las mujeres al aborto seguro, especialmente en áreas rurales y remotas” señalaron. Y agregaron que las mujeres de la región verían muy afectado su acceso al servicio pues “tiene la tasa de ruralidad más alta del país, aproximadamente un 34% (INE), dato demográfico que nos afecta directamente en la disponibilidad de instituciones y profesionales para prestar el servicio requerido en las causales de interrupción”

Además hicieron énfasis en su preocupación por las posibles trabas que el protocolo produzca respecto a la causal de violación ya que el Maule es la quinta región con más denuncias de abuso sexual “nos preocupa la colusión de las instituciones sanitarias y que las mujeres se vean sometidas a derivaciones intrahospitalarias que no respondan a garantizar el derecho a decidir sobre su cuerpo. Nos alarma especialmente la objeción de conciencia institucional y profesional a la tercera causal de embarazo por violación, considerando que nuestra región presenta un número de delitos sexuales, que la ubica entre las 5 regiones con mayor cantidad de denuncias por abuso sexual y violación, especialmente a niñas y adolescentes”

Por último realizaron un llamado a las instituciones sanitarias del Maule para “avanzar en predisposición, dignidad, justicia y derechos de las mujeres del Maule para instalar las condiciones técnicas, estructurales y humanas fundamentales en los recintos clínicos – hospitalarios y disponer de voluntad técnica – política para asumir el cambio de cultura institucional a propósito de la implementación de esta nueva ley que permitan su implementación no solo como una normativa, sino también como una política que nos reconoce el derecho a decidir. A las instituciones de Salud del Maule las invitamos a abrir el debate público en materia de Derechos Sexuales y Reproductivos”. Y manifestaron “preocupación por el riesgo al que se exponen las mujeres al desarrollar abortos inseguros, fuera del sistema sanitario, cuando no existen las garantías de acceso y oportunidad. Manifestamos el obstáculo real que tendrá la objeción de conciencia institucional, pues somos los individuos quienes poseemos la cualidad humana de la toma de conciencia, no así las instituciones. Recordamos que el valor de la salud pública es responsabilidad estatal y ciudadana, un derecho esencial, individual y colectivo logrado en función de las condiciones de bienestar y calidad de vida de las ciudadanas del Maule”.

EL MAL USO DE LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA

No solo en Chile se da el abuso del uso de la objeción de conciencia por parte de médicos e instituciones, principalmente por razones religiosas- obstaculizando que las mujeres puedan ejercer su derecho a poder interrumpir el embarazo voluntariamente. En varias otras partes del mundo también se está dando el mismo fenómeno, lo que ha llevado a la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha hacer un llamdo de atención respecto a que ello no puede significar un obstáculo para ejercer un derecho, para que sean respetadas legislaturas sobre derechos sexuales y reproductivos, ni sea impedimento para una adecuada y oportuna atención de salud.

El mismo organismo también dijo que la objeción de conciencia es un acto individual y personal y no puede ser determinado por una institución, menos de carácter público.

La prensa mexicana publicó información en cuanto a que la oficina de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, plantearon los anteriores argumentos y normativas y enfatizaron que el Estado, en cada país, debe garantizar los derechos de las mujeres, de todas las edades. Sobre todo en los casos donde las legislaciones nacionales -que es el caso de Chile- permiten el aborto o el aborto en algunas causales.

También se señala que tiene que existir la información detallada y oportuna de estas situaciones y que siempre una institución debe proporcionar a la mujer el personal idóneo para ser atendida, en estos casos, para la interrupción voluntaria del embarazo. Se insiste en que las instituciones públicas tienen obligación de proporcionar esa atención. En Chile se está dando la situación que recintos hospitalarios privados reciben financiamiento del Estado, pero se quieren negar a atender a las mujeres, argumentando objeción de conciencia. Para los organismos de la ONU, se debe contratar a personal no objetor en todas las instalaciones de salud.

Para Naciones Unidas, una prioridad es que exista una atención segura, oportuna y de calidad, entre otras cosas, garantizando los derechos humanos de las mujeres.

 

Tomado de El Centro y El Siglo

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here