Vivir endeudados

0
425

A principios de Septiembre muchos medios, sobre todo regionales, cubrían la noticia de que la Tía Rica (DICREP) lanzaba una promoción por gramo de oro. “Queremos brindar un apoyo extra a nuestros usuarios para que puedan solventar los gastos de Fiestas Patrias” “La idea es aliviar los gastos que suelen aumentar en Septiembre, enfatizando el rol social de la DICREP” señalaba el director general de la institución, Mario Acuña, en Talca ante los medios explicando el porqué de tan “buena noticia”, en lo que en realidad es una jugada de parte del estado para seguir reproduciendo y ojalá aumentar el consumo sin importar el nivel de endeudamiento de aquellos que buscan una forma de no quedarse abajo de las celebraciones en el mes de la “patria” al optar a un préstamo de parte de ésta entidad estatal, menos duro de pagar, pero aún así un crédito al fin y al cabo para costear lo que los bajos sueldos no pueden.

El tema no es menor, solo como dato a diciembre de 2016 en Chile había más de 11 millones de personas endeudadas y de ellas, según el Informe de Deuda Morosa a junio de 2017 elaborado por la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián con información de Equifax, 4.362.575 se encuentran morosos, solo en la región del maule el número de morosos llega a 233.508 personas, pero a ésto hay que sumar otro dato relevante, y se refiere a lo que ganan los trabajadores, sobre ello fundación sol entrega datos alarmantes, ya que el 50,9 % de los trabajadores gana menos de $350.000 y el 69,7 % de los trabajadores gana menos de $500.000. En la región en específico el 70 % de los trabajadores gana menos de $450.000 líquidos, es decir, en una familia de 4 con suerte están sobre la línea de pobreza ($410.684), y es segunda en pobreza según ingresos, alcanzando un 18,7% de personas en esta situación a nivel nacional.

No solo es la sociedad del consumo la que provoca que las personas se endeuden por la falsa necesidad de adquirir mercancías que no necesitan (como lo es el creer que el 18 se debe celebrar), también es palpable que la brutal desigualdad social obliga a que muchos vean en el crédito la única manera de llegar a fin de mes lo cual es preocupante, no solo por la miseria estructural en que la mayoría se encuentra sino por que el debate en torno a ello no está siendo lo principal.

La pregunta que cabe hacerse entonces; ¿Es una ayuda que el Estado motive a los chilenos, cuya mayoría gana sueldos bajísimos y posee deudas, a endeudarse aún más, solo porque se debe “celebrar a la patria”?

Comentarios