HUALAÑÉ | Los irregulares contratos que favorecieron al Alcalde Pucher en Teno.

0
570

A través de un reportaje de El ciudadano se destapó este nuevo caso de corrupción política en la región del Maule que involucra al reconocido pinochetista, el Alcalde RN de Hualañé, Claudio Pucher y a un alto funcionario de la Municipalidad de Teno, administrada, en 2014, por la UDI, Sandra Valenzuela. Sería en ese mismo año que la Edil de Teno inauguraba los nuevos servicios higiénicos del principal establecimiento educacional de esa comuna. El contrato por tales obras se hicieron con la empresa del Edil Hualañesino, Dolmen Ltda. por un monto de $29 millones de pesos.

CLAUDIO PUCHER, ALCALDE DE HUALAÑÉ, Y SANDRA VALENZUELA, ALCALDESA DE TENO

La irregularidad se habría en que Pucher ya en ese entonces habría constituido una sociedad con Juana Lazo Ibarra, esposa del director de Obras de Teno, Sergio Espinoza Coya. Pese a este vínculo, el funcionario no se inhabilitó para interceder en favor de Dolmen.

Todo ello está consigando en el documento de Espinoza remitió a la alcaldesa Valenzuela en 2013 en el cual adjudicó la obra. Además en otro oficio acompañó un informe de la comisión evaluadora que Espinoza integró junto a dos funcionarios del Departamento de Educación, el jefe del DAEM Claudio Vergara Mejías y la profesional Nancy Padilla Martínez.

Dicha comisión adjudicó los trabajos a Dolmen Ltda luego de calificarlos con nota 7.0 “en perjuicio de los competidores “Constructora e Ingeniería Eléctrica Alcántara S.A.” y “Constructora Cora Ltda.”, firmas que perdieron por un estrecho margen con puntaje 6,97.”

La relación Pucher y Juana Lazo

La relación en Caludio Pucher y Juana Lazo – quien se divorció del Dir. de Obras Públicas de Teno, Sergio Espinoza en 2016 – data de 2005, año en que ambos formaron la sociedad “Empresa Constructora e Inmobiliaria DEARQ Limitada”.

El ciudadano consigna al respecto que “el director de Obras de Teno se relacionó con la empresa secundaria del alcalde de Hualañé, DEARQ Limitada, no solo a través de quien era su cónyuge cuando intervino a favor de Dolmen para el mejoramiento de los baños del liceo.”

“En 2006, el arquitecto Sergio Espinoza fue considerado como “funcionario o profesional a cargo” de DEARQ en una ficha tramitada ante el Ministerio de Vivienda y Urbanismo para constituirse como Entidad de Gestión Inmobiliaria Social (EGIS). La nómina contempló también a Claudio Pucher Lizama.”

Otro nexo entre Espinoza y DEARQ se encontró en Mercado Público. Así mientras Espinoza era funcionario municipal, en paralelo realizaba trabajos para el estado, colocando como contacto en su ficha el correo electrónico dearq@terra.cl, correspondiente a la sociedad de Pucher y su ex esposa Juana Lazo.

“El último contrato lo celebró con la Municipalidad de Molina. Dicha entidad pagó $18.720.000 a Espinoza por diseños urbanísticos ofertados en abril de 2016, año en que el funcionario público registró solo un ausentismo laboral de 17 horas, según el jefe de control municipal de Teno, Marcelo Díaz López.”

La corrupción de Pucher.

El escándalo estalló cuando en la sesión N° 49 del Consejo Municipal de Teno, el Concejal DC Paulo Donoso pidió explicaciones por la nueva adjudicación por $37 millones de pesos a la empresa DOLMEN Ltda. para mejoramiento de la alimentación en las escuelas teninas.

La explicación la dio el secretario del Concejo, Manuel Villar Fuentes, quien “señaló que quien representaba legalmente a la empresa era el hermano del edil, Gerardo Pucher Lizama, por lo que no había problemas en cursar la adjudicación.” por lo cual aunque la firma estuviera vinculada al alcalde de Hualañé, no cabía cuestionar la adjudicación.

Lo curioso es que la explicación no sería cierta pues el propio Alcalde Pucher habría declarado algo distinto ante el SERVEL (revisa aquí el documento) cuando transparentó su patrimonio e intereses en una declaración para los comicios municipales de 2016. En él consta que el alcalde mantiene poder sobre un 51% de Dolmen y un 1% de DEARQ, empresa que creó con la ex mujer del director de Obras de Teno.

El Ciudadano solicitó por ley de transparencia el listado de obras que se adjudicó Dolmen desde 2007, un año antes de que asumiera Espinoza como titutar de Obras en Teno, dicho listado omite el contrato de los baños, sin embargo suma un total de $240 millones de pesos en pagos a la empresa de Pucher, destacando entre ellos; Construcción Sede Social Santa Rebeca” (enero de 2010, $12 millones), “Mejoramiento y Ampliación de Escuela Prebásica San Cristóbal” (enero de 2014, $13 millones), “Habilitación Escuela Prebásica Los Alisos” (septiembre de 2015, $27 millones), “Construcción de Salas Multiuso Varios Sectores” (julio de 2016, $26 millones) y “Construcción Paradero de Locomoción Colectiva Comalle” (agosto de 2016, $24 millones).

Consultada la Municipalidad de Teno por El Ciudadano “si el director de Obras Sergio Espinoza “se inhabilitó en alguna de las instancias… de intervención en los procesos de adjudicación y fiscalización” que favorecieron a Dolmen.”, ésta respondio, por medio de una carta, que “no existe constancia de declaración alguna de la naturaleza consultada”. Lo anterior contra la normativa legal que según el artículo 64 de la ley de Probidad Administrativa impide que los funcionarios públicos tomen decisiones cuando exista “cualquier circunstancia” que les “reste imparcialidad“.

Revisa también; Alcaldes maulinos suben video mintiendo sobre efectividad del supertanker. Lo que hay detrás de la filantropía de los Aviles-Walton

Comentarios