10 mil ignorados.

0
218

Hace dos días salió a la luz pública el número de personas en situación de calle en Chile. 10.610 fue el total al cual llegó el Gobierno a través del Registro Social Calle, ejecutado por el Ministerio de Desarrollo Social, el que por primera vez identifica a las personas en situación de calle con nombre, RUN y lugar donde habitualmente habita.

El registro que se realizó por un año (agosto 2016 – agosto 2017) entregó importantes datos como que el 85% son hombres (9.015 personas) y el 15% son mujeres (1.595 personas), que los “hogares” de la población en situación de calle se caracterizan por ser mayoritariamente unipersonales (95,5%), mientras que sólo el 4% se encuentra conformado por hogares de dos personas. Los hogares compuestos por tres o más personas alcanzan solo el 0,5%.

Sobre las razones por las cuales estas personas se encuentran en la calle, se observa que el 62,8% llegó a la calle por problemas con su familia o pareja; el 15,0% por consumo problemático de alcohol y drogas; y por problemas económicos el 11,5%. Sobre el tiempo en que permanecen en esa situación, el 36,1% de las personas en situación de calle entrevistadas llevan desde uno hasta menos de cinco años viviendo en situación de calle; 25,4%lo hace entre diez años y más; 21,3% permanece menos de un año; 17,2% dice estar entre cinco y menos de diez años. En promedio son 7,1 años.

Al analizar la escolaridad de los entrevistados, se estableció que éstos poseen 8,3 años de escolaridad promedio, equivalente a contar con educación básica completa, que respecto a problemas de salud, el 35,3% presenta una dificultad leve; el 17,4% dificultad moderada; el 21,3% dificultad severa y el 26% señala no tener dificultades. Sobre pensiones, las personas en situación calle que reciben pensiones no contributivas son un 77%; los que reciben pensiones contributivas 15% y que no reciben pensiones un 8%.

La solución ofrecida es nuevamente la subsidiariedad estatal, que no soluciona nada concreto pues el propio sistema económico capitalista y la escasez de programas sociales no admiten tener un hogar a las personas que no son capaces de costearlo, en consecuencia al no contar con un hogar, se perjudica la situación sanitaria, de salud, de hábitos, se dificulta la entrada al mundo laboral, aleja de familiares, amigos y de la sociedad como un conjunto, y, los “atrapa” en una vida muy precaria (Hidalgo Silva).

La noticia pasó como si nada para los medios masivos de comunicación, era más importante la fiesta de Vidal, las clasificatorias o los 20 años de la muerte de Lady Di. Mientras tanto no solo las personas en situación de calle siguen ignoradas, también la gran mayoría cuyos ingresos son insuficientes para cubrir lo básico y que también viven en situación de “indigencia”, que deben endeudarse para llegar a fin de mes, que ven como los servicios públicos no aseguran el acceso a los derechos mínimos que el estado está obligado a promover (educación, trabajo, salud, vivienda, pensiones…) si no que al contrario, solo existen para quienes pueden pagarle al privado que hace negocio con ellos.

Pobres o “indigentes”, la razón de esa condición es la misma y por ello se dejó que el tema pasara al olvido. Para que los ricos sigan siendo más ricos a costillas del crecimiento que generan los pobres, que siguen siendo más pobres.

Comentarios