Otra sociedad escondida en Islas Virgenes de Sebastián Piñera e hijos pone en duda su fideicomiso ciego.

0
914

Un nuevo reportaje de CIPER despeja la nebulosa de sociedades constituidas por el ex mandatario y candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastian Piñera, las cuales no habrían sido incluidas en su fideicomiso ciego, el cual también incluía a su esposa Cecilia Morel y sus hijos, poniendo en duda su compromiso de transparencia, de nuevo, pues su patrimonio estaría fundido con el de su esposa, hijos e incluso nietos.

“Bancard International Development Inc., basada en las Islas Vírgenes Británicas, y descubierta por CIPER durante la investigación para este reportaje” se suma a Bancard International Investment, con igual domicilio, y a Inversiones Eneida S.a.r.l, S.P.F., inscrita en Luxemburgo, las cuales también fueron descubiertas los últimos meses. El reportaje es tajante y señala que “Piñera no transparentó todas las sociedades en paraísos tributarios en las que participa su familia”, pues estaba esta tercera, “que omitió”.

parte del reportaje señala;

es difícil separar el patrimonio de los distintos integrantes del clan Piñera”, pues “comparten sociedades cuyo capital tiene el mismo origen –la fortuna de Sebastián Piñera Echenique– y lo que éste ha hecho es desligarse formalmente de su propiedad o bien entregarles una herencia en vida (sin pagar los onerosos impuestos a la herencia o a las donaciones)”.

“Todas estas sociedades forman parte del llamado Grupo Bancard, que administra los negocios familiares”

“Al menos dos de sus hijos todavía eran menores de edad cuando Piñera los incorporó como socios de sus empresas. Esto demuestra que ellos no generaron el dinero que hoy está a su nombre y que su patrimonio está completamente fundido con el de su padre. En 1997, Cristóbal Piñera Morel tenía apenas 13 años y su hermano Sebastián, 15. De enero de ese año data la primera publicación en el Diario Oficial que los sitúa como accionistas de Inversiones Bancard Limitada, junto a sus hermanas Cecilia y Magdalena. Cada uno de los Piñera Morel tenía entonces más de $520 millones de participación en esa sociedad. Sólo nueve meses más tarde, en septiembre de 1997, Sebastián Piñera creó en las Islas Vírgenes Británicas la sociedad Bancard International Investment Inc., la que sería representada por  Inversiones Bancard Limitada, la sociedad en que participan sus hijos. De acuerdo a un documento oficial de esa jurisdicción, la empresa tiene un capital autorizado de casi US$103 millones (ver documento). Su nombre salió a la luz cuando se descubrió que a través de esa sociedad Piñera tenía acciones de la pesquera peruana Exalmar y que funcionaba como un vehículo de inversión en el exterior (ver el reportaje “Piñera offshore: las inversiones en Latinoamérica de su sociedad en un paraíso fiscal”).

“La Iliada, la Odisea y la Eneida, las tres grandes epopeyas grecolatinas, no sólo están unidas en sus argumentos por la Guerra de Troya, sino también por Sebastián Piñera. A partir de 2006, el ex mandatario creó una nueva línea de sociedades familiares para administrar su fortuna, a las que bautizó con el nombre de los tres relatos épicos. La primera en emerger fue Odisea. Su antecedente en la estructura societaria del empresario data en realidad de 2004, cuando junto a sus cuatro hijos constituyó Piñera Asociados como sociedad colectiva civil, una figura legal cuya característica principal es que no debe cumplir ninguna formalidad. Es decir, no debe publicarse su constitución en el Diario Oficial ni inscribirse en el Registro de Comercio, lo que la hace particularmente reservada para operar. Dos años más tarde, Sebastián Piñera la rebautizó como Inversiones Odisea Limitada.”

“En su constitución, la sociedad se caracterizó por el bajo aporte del padre –sólo $18 millones– mientras que cada uno de sus hijos figuraba invirtiendo $4.495 millones. A esa fecha, Cristóbal, el menor de los Piñera Morel, tenía 20 años y era estudiante de Sicología. Su hermano Sebastián probablemente estaba terminando su carrera de Ingeniería Comercial y Cecilia estaba recién titulada de pediatra. Magdalena, la mayor, es profesora de Historia y para entonces ya tenía varios años de experiencia laboral, pero nada que le permitiera invertir más de $4 mil millones. Una cosa que resulta curiosa es el acceso que tenían los hijos de Piñera a la fortuna de la que en teoría ya eran dueños. Cuando en 2012 Cristóbal Piñera lanzó un emprendimiento en internet, señaló que pidió dinero a terceros y no al entonces presidente, y que como tuvo que renunciar a su trabajo debió volver a vivir a la casa de sus padres: “Viví seis meses de ahorros, me restringí de varias cosas que hacía antes”, dijo a La Tercera. Hablaba como un hijo de la clase media y no como el joven multimillonario que figuraba en las escrituras de las diversas sociedades familiares que integraba.”

Los nieto de Piñera ya son millonarios a los 5 años

Ciper también se encontró con la sorpresa de que ya la tercera generación de la Familia Piñera es millonaria sin siquiera superar los 5 años, así relata;

“Durante la investigación por la compra de acciones en Exalmar, el Ministerio Público pidió documentos de varias de las empresas ligadas a la familia Piñera. El abogado Acosta se negó a entregar aquellos relacionados con La Ilíada, por haber sido creada fuera del “periodo relevante” (el periodo presidencial de Piñera, que terminó en marzo de 2014). Como también es una sociedad colectiva civil, no hay publicaciones que contengan la información. Pese a ello, CIPER encontró en el Archivo Judicial su escritura de constitución, fechada el 30 de julio de 2014. La creación de Inversiones La Ilíada marca el ingreso de la tercera generación Piñera en los negocios familiares: seis de los nietos del ex mandatario, todos niños pequeños, figuran como accionistas.”

 

La Ilíada nació con un capital de sólo $1 millón, de los cuales Sebastián y Cristóbal Piñera Morel pusieron $250 mil cada uno. Los cuatro hijos de Magdalena Piñera y Pablo Rossel colocaron, en conjunto, otros $250 mil. El último cuarto del capital lo aportaron los dos hijos de Cecilia Piñera y Ricardo Levy. Tal como ocurre con el Caballo de Troya en el relato de La Ilíada, la sociedad escondía una sorpresa. En solo dos meses, la modesta sociedad que originalmente tenía un capital de $1 millón fue capaz de invertir más US$500 millones en Inversiones Odisea. ¿De dónde salió ese dinero? No hay registro público.”

No solo sería falsa la promesa de transparentar el real monto de su patrimonio a través de un nuevo fideicomiso “tuerto”, sino que también su discurso de que la desigualdad social no existe y que en ésta sociedad capitalista todos tenemos la misma “libertad”, pues, ¿pueden los hijos de alguien que como la mayoría en chile trabaja por menos de 350 mil pesos ser iguales y libres para escoger y decidir que los hijos y nietos millonarios de Piñera?.

Comentarios